¿Qué es COEDUCAR?

Coeducar no es sólo mezclar a las niñas con los niños, ni es solamente intentar que las niñas hagan las mismas actividades que los niños, ni es sólo poner la @ en las palabras o...o /a...

... COEDUCAR es mucho más...

- Es educar para que los niños y las niñas se sientan bien siendo lo que quieren ser.
- Es utilizar un lenguaje que represente a los dos sexos.
- Es ampliar las oportunidades educativas y formativas para todas las personas, cualquiera que sea su sexo.
- Es compartir, tanto hombre como mujeres, lo que somos, pues tan válidas deben ser las aportaciones de ellos como las aportaciones de ellas .
- Es dar el mismo valor al hecho de ser hombre que al hecho de ser mujer.
- Es educar a los niños y las niñas como personas completas proporcionándoles saberes que les ayuden a afrontar su futuro .
- Es educar en el respeto y la aceptación de los sentimientos y afectos tanto de ellos como de ellas, pues los sentimientos de todos son importantes y respetables.


ANTE EL MALTRATADOR...TOLERANCIA "CERO"

Loading...

"El monstruo de colores" ( Educando las EMOCIONES)

El Monstruo de Colores no sabe qué le pasa. Se ha hecho un lío con las emociones y ahora le toca deshacer el embrollo. Una historia sencilla y divertida, que introducirá a pequeños y a mayores en el fascinante lenguaje de las emociones.

 Antes, no sólo no existía la educación emocional, sino que muchas veces se reprimían las emociones: los niños no lloran (y los hombres todavía menos), las niñas sí pueden (en las mujeres la tristeza está mejor vista, ellas son así...) pero han de reprimir la rabia (que es más aceptada socialmente en los hombres), no hay que enfadarse, no hay que tener miedo... 
¿Y por qué había que reprimir las emociones? ¿Acaso hay emociones buenas y emociones malas? Hoy sabemos que no es así, que todas las emociones son necesarias, y la reacción a diferentes estímulos. Hoy sabemos que si reprimimos las emociones, si no sabemos identificarlas y expresarlas, si las evitamos, sólo vamos a conseguir generar malestar e incluso intensificarlas (la tristeza se puede convertir en depresión, el miedo en ansiedad...). 
Hoy invitamos a los niños a hablar de cómo se sienten, de sus reacciones, les animamos a contar sus miedos para superarlos, les abrazamos si están tristes y les escuchamos.
Nunca hay que menospreciar las emociones de los niños, aunque sus miedos nos parezcan absurdos, aunque pensemos que no tienen motivos para estar tristes (¡uy, pues todo sea eso! ¡ya verás cuando seas mayor!), aunque no entendamos por qué se han enfadado. Son sus sentimientos, lo que para ellos es importante en ese momento. Hay que escucharles y acompañarles en el fascinante mundo emocional, porque si no lo hacen desde que son niños, les resultará más complicado cuando sean adultos.

 

No hay comentarios:

Preguntas para conversar con tus hijos

CARTELES 25 NOVIEMBRE

MARCAPÁGINAS

AUTOESTIMA

LA MUJER EN LA PINTURA